Sensación de Vivir

El viernes estuve comiendo con mi mejor amiga del cole, mi mejor amiga de toda la vida. Ese tipo de amigas que son como tu hermana.

Lo cierto es que desde que comenzamos la universidad nos fuimos distanciando y nuestra amistad ha sido un poco “guadiana” con idas y venidas y largos periodos de tiempo en blanco.

Mejores amigas en el cole como Kelly y Brenda

Nuestro distanciamiento comenzó por un chico. Ya sabéis,  es la típica historia de Chica conoce Chico. Chico y Chica salen juntos durante algún tiempo.Chica se lo presenta a su mejor amiga. Y al final el Chico acaba con la mejor amiga  de la Chica. Y comienza el drama adolescente que casi todos hemos vivido alguna vez, o no?

El reparto de papeles lo dejo a vuestra imaginación, pero es un guión digno de una serie como “Beverly Hills 90210. Sensación de Vivir“.

Nos convertimos en una especie de trío como los personajes de Sensacion de Vivir, pero el Chico no era tan guapo como Dylan.

Después de esto, durante muchos años estuvimos sin saber nada la una de la otra.

Yo me casé, nació el Niño Molón y un buen día recibí un mensaje suyo en mi movil después de muchísimos años sin tener noticias suyas.

A partir de ahí hemos quedado unas cuantas veces. El año pasado fuimos a su boda y hace unas semanas pude conocer a su bebé recién nacido.

Hasta ahí todo más o menos normal, como cualquier otra historia. Pero lo cierto es que cuando quedamos a comer el viernes, ambas sabíamos que no era como un día cualquiera pues además de quedar para ponernos al día, en parte era una despedida pues se marcha a vivir a Francia.

Hablamos de maridos, trabajo y bebés. De lo que supone la experiencia de la maternidad y de cómo pasar mejor la noche cuando los bebés lloran y otros trucos que yo me sé gracias a mis casi cinco años de experiencia. Ahora estábamos otra vez en la misma onda, hablando el mismo idioma, volviendo a ser cómplices y confidentes🙂

Nuestra amistad “Guadiana” es duradera

Y llegó la hora de decir hasta luego y firmar la promesa de ir a Francia pronto. Pero ninguna de las dos queríamos marcharnos, ninguna queríamos darnos esos dos besos de despedida. Quedaba mucho en el tintero por decir, muchos recuerdos que volver a revivir y nos quedaba una conversación pendiente desde hacía 15 años.

Con el paso del tiempo, me he dado cuenta que hay veces que es mejor dejar correr las cosas que en el pasado nos han podido hacer daño. Es como si al no contarlo y no volver sobre ello, no hubiera pasado. Entonces, ¿por qué removerlo ahora?

Pero hay veces que hay que acabar esa conversación pendiente para poder pasar página y cerrar ese capítulo.

Después de casi 15 años, todo se ve desde otra perspectiva. Ya no hay hormonas adolescentes pululando, ya se ha olvidado el dolor, incluso se ve como algo casi cómico.

Y es que ese chico que nos separó, en el fondo nos hizo un favor. Al menos a mí, me quité un lastre de encima y aunque me costó tiempo comprenderlo, me dió la oportunidad de salir de un círculo demasiado viciado para mí y poder rehacer mi vida conociendo gente nueva y con el tiempo… al que sería mi marido.

Dicen que el tiempo pone a cada uno en su sitio. No tengo ni idea de dónde habrá acabado aquel chico, pero sí sé dónde hemos llegado mi amiga y yo.

Así que después de “confesarnos”, me fui a casa con la dulce sensación de que por muy lejos que se vaya a vivir, siempre tendremos un lugar donde reencontrarnos.

Esta entrada se la dedico a ella, por formar parte de mi vida y haber hecho posible que escribiésemos juntas los mejores capítulos de nuestra adolescencia y por supuesto, dejo este post y ese libro abierto para seguir escribiendo nuestra historia….

Pido un aplauso para todos aquellos que guardan una amistad duradera a pesar de las distancias y desencuentros

10 thoughts on “Sensación de Vivir

    • A mí me da un poco de penilla que se vaya tan lejos mi amiga.
      Ahora que parecía que volvíamos a recuperar el tiempo perdido y esas noches sin dormir (aunque ahora en lugar de estar de fiesta, por otros motivos😉

      De todas formas, nos hemos echado unas risas recordando viejos tiempos al estilo “Sensación de Vivir”, jajaja!! Besotes!

  1. Aleeee, vaya historia!!! Me encababa sensación de vivir, aunque a brenda no la soportaba. Me alegro de que hayáis dado una oportunidad a vuestra amistad. Besos

  2. Pues yo la verdad que nunca me he visto inmersa en una historia así con una amiga (con conocidas sí, pero duele menos). Me alegro de que hayáis podido retomar la relación y ahora, aunque sea a la distancia, podáis seguir contando la una con la otra… Un besote.

  3. Pingback: Aquellos maravillosos años: Cualquier tiempo pasado fue mejor… o no | Mi mamá me mola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s