Descafeinado, de sobre (no de máquina)

El otro día recibí en mi mail, un correo presentándome la nueva campaña de Nescafé descafeinado sobres.

No suelo prestar mucha atención a este tipo de comunicaciones pero según fui descubriendo los detalles de su campaña, me moría de curiosidad por  saber más.

¿Cómo sabían estos chicos que las campañas interactivas son mi debilidad? Habían tocado mi fibra sensible.

La idea de recordar mis “momentazos” en la blogosfera me pareció simplemente genial. Nunca me había parado a pensar en escribir sobre esas experiencias como blogger.

Ese momento en el que me senté delante del ordenador con una taza de café y escribí mi primer post

Acostumbrada a hacer blogterapia sobre mi vida cotidiana y mi faceta de madre, ahora era la ocasión de moler mis momentos como…  ¡bloguera!

Y el momento más importante sin duda es recordar cómo llegué a abrir este blog. Me gusta pensar que el proceso es similar a cuando te planteas ser madre.

Hay una fase en la que te lo piensas, te preguntan “¿y para cuando el bebé blog?”, valoras pros y contras y te planteas mil y una preguntas: ¿seré capaz de ser constante? ¿escribiré bien? ¿me leerán?

Luego te decides y por fin, abres el blog. Este sería el momento embarazo, en el que tienes un tiempo para que todo esté preparado y listo para su nacimiento.Visitas otros blogs a modo de cursillo pre-natal y vas practicando la respiración en casa escribiendo los primeros borradores.

Y por fin llega el deseado día. Te lanzas a escribir el primer post. Sientes incluso contracciones mientras te salen las palabras exactas, hasta que finalmente le das a “publicar” y el trabajo de parto ha terminado.

A partir de ese día, que queda grabado en tu mente y vas celebrando según pasa el primer mes, luego los seis primeros… y lo celebras con la familia madresférica que te hace regalitos virtuales hasta que por fin un día puedes ponerles nombre y cara y ver que son personas de carne y hueso y llega la primera desvirtualización #15J, que es como un gran bautizo colectivo.

La verdad es que son muchos recuerdos y muchas emociones. Os recomiendo que probéis de vez en cuando a recuperar vuestros momentos y si los compartis tomando un café con ese amigo al que prometisteis ver más amenudo, mejor que mejor.

Pero si aún no te decides a hacer esa llamada y poner día y hora, puedes probar con la aplicación que Nescafé Descafeinado Sobres ha lanzado para moler nuestros recuerdos y además poder participar en el sorteo de 3.000 euros.

No estaría mal pasar una buena tarde de domingo moliendo tus momentos junto a tus amigos y poder llevarse tres mil euritos, ¿verdad?

 

 

 

2 thoughts on “Descafeinado, de sobre (no de máquina)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s